Tipos de ensayo El ensayo narrativo

La narración es entendida como el acto de relatar por medio de una sucesión de ideas un hecho que se produjo en un determinado espacio temporal, el cual normalmente supone un cambio con respecto a la situación originalmente planteada. Ahora bien, para que el ensayo narrativo sea exitoso forzosamente debe contar con uno o varios personajes, según lo determine la extensión deseada.

El mejor ejemplo de narración, sin duda es el cuento. En él todos los elementos están perfectamente definidos e identificados, sin embargo, en un ensayo los acontecimientos pueden desarrollarse de distintas maneras, aunque sin dejar de lado la típica ruptura que marca el género. En otras palabras, debe incluirse una introducción, un clímax y un final.

Al escribir un ensayo narrativo, lo que estamos haciendo es trasmitir en palabras un acontecimiento. Hay que recordar que existen dos elementos fundamentales en la acción y estructura de este trabajo: Los componentes externos y los componentes internos.

Los primeros hacen referencia a la manera en la que vamos a dividir el texto (capítulos, partes, actos etc.). Por su parte, los segundos se refieren a los componentes que son los ingredientes básicos en toda narración (el narrador, el tiempo y el espacio).

Veamos el siguiente caso:

Ayer por la mañana la maestra de Juan les dijo a sus alumnos: “Niños, no olviden que deben ir repasando sus apuntes, pues en dos semanas son los exámenes bimestrales”.

Juanito (como lo llama cariñosamente su madre) es un chico como cualquier otro; juega en las tardes con sus amigos del parque, cumple con sus deberes en la casa, hasta se come las verduras. No obstante, hay una cosa que no le gusta por nada en este mundo: estudiar.

Los días fueron transcurriendo uno tras otro y Juan ni siquiera abría sus cuadernos. Solamente se la pasaba frente al televisor o jugando fútbol. Julio (su mejor amigo) le preguntó tres días antes de la prueba:

Julio – ¿Que pasó Juan, ya estudiaste?

Juan – No, todavía falta mucho tiempo para el jueves.

Julio – Ay Juan, mejor estudia pues si no te pueden reprobar.

Las noches siguieron pasando y el muchacho seguía sin entrar en razón. Cuando se dirigía al colegio la mañana del examen, repentinamente sintió que su conciencia le hablaba. En ese instante se arrepintió de no haberle hecho caso a su maestra, ya que en el fondo sabía bien que si reprobaba por no estudiar, sus padres lo castigarían duramente.

Temeroso entró al salón, solamente para haber sentado sobre el escritorio al director quien estaba diciendo:

La maestra Leticia no pudo asistir el día de hoy, por causa de un resfriado.

Aliviado, Juan sonrió sabiendo que tenía una segunda oportunidad.

Esperamos que con este ejemplo, el elaborar un ensayo narrativo te sea más fácil.

¡VOTANOS SI TE GUSTO!

Esta entrada fue publicada en Como hacer un ensayo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>